archivo

Series

“Los Tudor” es una serie de televisión basada en el reinado de Enrique VIII de Inglaterra.

Personalmente, creo que es una magnífica serie. Mezcla altas dosis de amor, violencia, intriga, venganza, sensualidad, alta política, vanidad… en un drama histórico en el que, si bien se han tomado ciertas libertades con respecto a nombres de personajes, fechas históricas, relaciones o apariencias físicas, se ha sabido reflejar la época en la que se desarrollan los acontecimientos con gran fidelidad.

Pues bien, el otro día, viendo un capítulo, me sorprendió ver aparecer al que sería Hans Holbein pintando el retrato de una de las amantes del rey. Un retrato muy similar a la Venus del espejo de Velázquez. Así que, investigando, me he dado cuenta de que son muchas las ocasiones en que la serie hace referencia a distintas obras de arte. Aquí incluyo algunas de ellas.

Esta es la escena de la que antes hablaba, en la que aparece Hans Holbein y su pintura de lady Ursula Misseldon, amante del rey.

Diego Velázquez. La  Venus del espejo. Ca. 1648-51

Gabrielle d’Estrees y la duquesa de Villars. Ca. 1594

Una de las famosas pinturas de bailarinas de Degas

Los diseñadores de vestuario de la serie dicen haberse inspirado en Degas y Balenciaga para la elaboración de estos trajes de época.

Kathering Howard, una de las esposas del rey, con joyería inspirada en un retrato de Carolina Bonaparte

Anuncios

Quería dedicar esta entrada para hablar de un ejemplo donde una obra de arte ha servido como fuente de inspiración, estoy hablando de la cabecera de la serie Mujeres Desesperadas.

La serie gira en torno a un grupo de mujeres que viven en la misma calle, Wisteria Lane, y a sus devenires románticos, familiares, sexuales, económicos e incluso criminales. Personalmente, solo he visto unos capítulos sueltos de la serie, así que no tengo ninguna opinión clara al respecto. Sin embargo, me parece muy interesante su cabecera. Cuenta con un gran número de ejemplos donde una obra de arte ha servido como fuente de inspiración. La cabecera narra, a través de ejemplos artísticos muy famosos a lo largo de la historia, la evolución del papel social de la mujer. Las obras en las que se inspira son las siguientes.

Lucas Cranach el Viejo. Adán y Eva. 1528.

Jan van Eyck. El matrimonio Arnolfini (o Retrato de Giovanni Arnolfini y esposa). 1434

Grant Wood. Gótico Americano. 1930.

Dick Williams. Am I a proud. Póster de 1940.

Andy Warhol. Latas de sopa Campbell. 1962

Robert Dale. Romantic couple.

 

Hoy en día las cabeceras de las series se han convertido no sólo en icono de la propia serie, sino también un método para captar la atención del espectador. También la música de la cabecera muchas veces se convierte en la carta de presentación de la serie. Personalmente me encanta la cabecera de House, con su “Teardrop” de Massive Attack; la de True Blood y su “Bad Things” de Jace Everett; la impresionantemente sangrienta cabecera de Dexter, la de Juego de Tronos, con una banda sonora increíble, la de Mad Men y su “A beautiful mine” de RJD2 … y muchas otras de las que podría hablar durante horas. Igual algún día les dedico una entrada propia.

Soy un fanático de las series, como veréis en mis próximas entradas, y creo que sus cabeceras también son realmente increíbles tanto visual como musicalmente. Creo que las series de hoy en día han conseguido alcanzar un punto de calidad altísimo y que es algo que recomiendo a todos que aprovechemos.