archivo

Paisaje

Esta es una vista desde mi pueblo. Ahora mismo el fuego debe de estar donde se encuentran las casas ( las Ventas de Bejís) o ya en mi querido Bejís. Hace varias entradas os puse imágenes de este fantástico lugar que ahora mismo se estará quemando (aunque cruzo los dedos, rezo y pido a quien sea que pare el fuego y se salve) 

El Gobierno ha recortado 87 millones de euros en prevención de incendios. Se prevén 3000 incendios más este verano. Y ha tocado aquí. En mi paraíso. Mi pueblo es mi vida. LLevo 20 años yendo cada verano, cumpliendo mis años en ese lugar. Ese lugar que debe de estar desapareciendo bajo las llamas. Por culpa de cuatro ineptos que piensan que la naturaleza, esa que nos hace respirar, no sirve para nada.

Y lo peor es que mañana estará todo el mundo viendo la final del partido y mientras nuestro mundo está desapareciendo sin que nos demos cuenta.

Mi deseo, toda mi energía, todos mis pensamientos van ahora allí. Deseo que esta noche quede controlado y apagado. Que mi paraíso se queme lo menos posible. Que algo sobreviva. No aguanto esto, y no podría aguantar ver mi vida, mis recuerdos, la montaña desde la habitación de la residencia quemada. No puedo.

Y ya que ahora mismo no puedo hacer nada y la impotencia que tengo es inmensa, moveré cielo y tierra con los scouts, para limpiar y repoblar el Alto Palancia. Porque me niego a quedarme con los brazos cruzados. Cuando todo esto acabe, moveré todo lo que haga falta. Lo prometo, por Bejís, mi pueblo, mi vida.

Y para esos insensibles, os dejo fotos de ese lugar y todo lo que vale. Y pensar que no lo volveré a ver así en tantos años…

El año pasado, los componentes del taller A de IPR, realizamos un viaje a Olot, un pequeño pueblo de la provincia de Gerona. De ahí son originarios los arquitectos RCR, y tuvimos la ocasión de poder ver numerosos proyectos que éstos han realizado en Olot y muchos pueblos vecinos. Personalmente, fue un viaje que me resultó tremendamente instructivo y apasionante. Por una parte por la gran calidad arquitectónica que poseen todas las obras de este grupo de arquitectos. Por otra parte, porque los paisajes que tuvimos la ocasión de contemplar eran obras de arte en sí mismas.

En la arquitectura de RCR, es de vital importancia el paisaje. Crean obras altamente respetuosas con el medio ambiente, pabellones y edificios que aparecen dejados caer en una naturaleza idílica, una arquitectura que incita al silencio, la reflexión y la contemplación del paisaje que las rodea. Personalmente me parecen obras fascinantes desde un punto de vista arquitectónico, pero también desde un punto de vista artístico y estético. Son pues, obras que incitan a ser miradas, observadas y fotografiadas.

A continuación os pongo una selección de imágenes relacionadas con la naturaleza y el paisaje, de todas las que realicé a lo largo del viaje.

De entre todas ellas, elijo la siguiente como “Fotografía de Paisaje”, no sólo porque es una fotografía preciosa, pero también me parece un resumen muy claro de la arquitectura de RCR. Se trata del “Pabellón de los Baños”, localizado a las afueras de Olot. Es un paisaje precioso, casi exento del ataque del hombre. En un llano entre el río y un pequeño sendero, se posa el pabellón, una estructura ligera, metálica, que contiene una serie de baños. Es un pabellón que no se utiliza mucho, y que hoy en día ha sufrido el ataque del vandalismo. Sin embargo, sigue siendo un paisaje increíble y apaciguador. Cuando estuve allí, sentí una sensación de paz y tranquilidad, que muy pocas veces he sentido en otras ocasiones.

Os recomiendo altamente que algún día, si tenéis la ocasión o pasáis cerca de aquí, podáis ver alguna de las obras de RCR, y alguno de los maravillosos paisajes de esta zona de Olot.

A continuación os pongo algunas fotografías de algunas maquetas increíbles que he encontrado por internet, a ver qué os parecen.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bueno, ahora que las habéis visto, quiero que las volváis a ver, ahora sabiendo que no son fotografías de maquetas, si no fotografías de paisajes reales. Sí, yo también aluciné cuando me enteré de esto. Por ello, me puse a investigar este tipo de fotografías, realizadas con una técnica fotográfica que se conoce como “Tilt shift”.

Es una técnica fotográfica que utiliza distintos movimientos de cámara, unas lentes fotográficas especiales y diversas técnicas. Principalmente se utilizan para crear el efecto de estar fotografiando una escena en miniatura, de ahí que se confundan con maquetas. Es una técnica interesantísima, que lleva realizándose desde la década de 1960, y que está basada en una serie de características técnicas de cámara que escapan a mi conocimiento. Supongo que los que sepan de fotografía entenderán su funcionamiento técnico (http://en.wikipedia.org/wiki/Tilt-shift_photography) pero a mí me suena un poco a chino. Sin embargo, la fotografía es un tema que me gusta muchísimo, y me gustaría algún día llegar a tener ciertos conocimientos sobre este fantástico arte.

Apasionado e inspirado por estas fotografías, hice mis propias investigaciones. Aparte de la utilización de lentes y objetivos especiales para tomar estas fotografías, existe otra opción para crear este tipo de fotografía, el retoque digital posterior a la toma de fotografía. En otras palabras, es posible obtener este tipo de fotografías a partir de una fotografía normal, mediante programas como el Photoshop. Obviamente es un resultado distinto al que obtendríamos si lo hiciéramos con las técnicas fotográficas reales, pero es mucho más accesible para aquellos que como yo, desconozcan el funcionamiento de las mismas.

A continuación, os dejo algunos ejemplos de fotografías propias que he retocado posteriormente, imitando estos efectos.

 

 

Ahora os pongo las imágenes originales, para aquellos escépticos que aún no se crean que son paisajes de verdad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para aquellos interesados en intentar probar estas técnicas con el Photoshop, os dejo el link de una página donde te explica detalladamente los pasos. Es muy sencillo, y no hace falta saber mucho de Photoshop para conseguir resultados bastante llamativos. (http://luipermom.wordpress.com/2008/12/29/tutorial-tilt-shift-con-photoshop/)

Para aquellos totalmente negados con el Photoshop, hay un programa en la web que lleva a cabo los mismos efectos que el Photoshop; únicamente hay que introducir una fotografía y el programa lleva a cabo las transformaciones. Es más rápido que el Photoshop, pero personalmente no me convencen los resultados finales. Sin embargo, la página cuenta con una grandísima colección de fotografías de este estilo, muchas de ellas maravillosas. http://tiltshiftmaker.com/

¿Una foto? Es imposible coger una foto de paisaje, y más cuando hablo de mi pequeño paraíso. Todo el mundo busca el paraíso, desde artistas que lo nombran en canciones hasta la vecina de al lado. Es algo que todos queremos, pero que yo, por suerte, he encontrado. Es mi pueblo, pero es mucho más que eso. Es el único lugar en el que el tiempo pierde sentido. Recobro toda la salud que puedo haber perdido, por los alimentos de allí, el aire limpio y puro, la tranquilidad, su agua, el ejercicio que haces subiendo las calles… Es un lugar que te llena con una mirada. Dos ríos que recorren sus montes plagados de historias, senderos perdidos, un castillo y la sensación de estar en otro lugar que no es el mundo real. Hay muchas cosas que hacer, y ninguna dentro de una casa. Se aprovecha cada minuto del día, aunque estés sentada en la plaza tomando unas pipas. Allí puedes dejar la rutina, puedes parar. Inspiración de poemas, pinturas y sueños. Es mi pequeño paraíso porque allí, simplemente, soy feliz..

Bejís.

(Fotografías instantáneas: Paisaje de Cuenca. Lucía López Hidalgo. Tomada en Agosto de 2011)

Esta composición de dos fotografías muestra uno de los muchos paisajes de los que se puede disfrutar en la ciudad de Cuenca. Están tomadas desde el Paseo del Huécar, carretera que se sitúa en la hoz del río Huécar, dejando a un lado las vistas del casco histórico y al otro la Naturaleza característica de esta ciudad. Subiendo, nos encontramos el puente de San Pablo que, nada más cruzarlo nos sitúa junto a las Casas Colgadas (Restaurante y Museo de Arte Abstracto). Continuando ese camino llegaremos a la Plaza Mayor, donde observaremos la Catedral de Cuenca y la Arquitectura tradicional típica de esta plaza y de la Calle de Alfonso VIII,  edificios estrechos de colores vivos.

Uno de los motivos por los que he elegido estas imágenes como paisaje es porque considero que Cuenca es Arte y cultura, es una ciudad en la que muchos artistas siempre se han inspirado, una fuente de ideas.

Es cierto que es una ciudad pequeña, que carece de muchos otros recursos. Pero en mi opinión, proporciona un enriquecimiento artístico y cultural del que muchas otras ciudades carecen. Para mí es mágica, pues siempre te descubre algo nuevo. Está cargada de anécdotas interesantes, de huellas que dejaron muchos artistas que allí vivieron, de secretos. Por esto, siempre que puedo (pues muchas veces lo necesito), paseo por allí, me dejo envolver por esas calles y sentirme parte de ellas…

Por otro lado, la fotografía es mi principal hobbie, y me interesan sus diferentes técnicas y estilos, como la Lomografía (movimiento que se inició en Rusia hacia los 80, con cámaras retro como la Diana F+ o la Olga, así como la Fisheye), la fotografía instantánea (nacida en 1947 y conocida por la compañía Polaroid), la fotografía estenopeica (cuya idea se remonta a siglos antes de Cristo), y un largo etcétera.

Por lo tanto, he elegido una fotografía instantánea para enseñar un paisaje que para mí es muy especial, porque considero que es más personal y exclusiva que una fotografía digital.

Desde el momento en que empecé a pensar en la fotografía de paisaje que había que hacer, me vinieron a la cabeza todas esas tardes con mis primos corriendo entre limoneros, comiendo a la sombra de la morera y jugando con la tierra. Y no necesitábamos nada más. Hoy, aunque ya no juguemos con la arena, vamos a la casa de la huerta y disfrutamos de los hermosos paisajes, comemos en familia, y un sentimiento de tranquilidad y felicidad nos envuelve.

Pues eso es lo que yo quería mostrar. Un lugar que, sólo con ver en una triste fotografía, me hace sentir en casa.

Cristina Ruiz. Paseo de las Palmeras, Santomera (Murcia) 

Esta es una fotografía del Paseo de las Palmeras, que está junto a la casa de la huerta, donde vivían mis abuelos hasta que se fueron al pueblo, y donde mi padre nació. Es un lugar que poca gente conoce, y que nadie frecuenta, pero que a mí me parece increíble. El azul del cielo y el verde de los limoneros que hay a ambos lados del paseo llaman la atención por su intensidad.

Lo único que puedo hacer ahora es animar a todos a que algún día visitéis Murcia y disfrutéis de estos paisajes, que al fin y al cabo, muchas veces estamos tan acostumbrados a ver que no los valoramos como se merecen.

(Fotografía: Cascadas de Ouzoud, Marruecos, Lucía Ibáñez Martínez. Julio 2011)

He elegido esta imagen no sólo porque me gusta su resultado final como foto, sino también porque se trata un paisaje espectacular. Con esta elección muestro mi afición por los viajes. Se trata de una fotografía de las Cascadas de Ouzoud, Marruecos, lugar donde estuve este verano. En especial esta experiencia me ha gustado mucho, pues era la primera vez que viajaba a África y tanto la cultura, la forma de vida y los coloridos me han impactado mucho.

La imagen muestra la caída de agua de las cascadas. Además, podemos ver cómo la gente disfruta de ellas, se asoma a las orillas del río y las contempla. Si nos fijamos bien nos daremos cuenta que la mayor parte de los visitantes son turistas locales, hecho que le da todavía mayor encanto al lugar. ¡Espero que os guste!