archivo

Archivo del Autor: Acordes y Desacuerdos

En esta entrada voy a hablar de una exposición de pintura que visité el sábado pasado y que me gustó por dos motivos diferentes: el primero por la obra del artista que exponía Doro Balaguer; y el segundo por el lugar donde estaba instalada la exposición, la Fundación Chirivella Soriano. Se trata de la exposición Doro Balaguer. Pintura, política, vida, que permanecerá abierta hasta el 8 de enero.

En primer lugar comenzaré hablando del artista. Doro Balaguer es un pintor valenciano que fue miembro del renovador Grupo Parpalló (1956-61) en su última etapa, junto con otros artistas como A. Alfaro, J. Genovés, J. Michavila y E. Sempere. Más tarde, buscando nuevos lenguajes creativos, se fue a vivir a Madrid y posteriormente a París. En esta última ciudad tomó contacto con la abstracción, frente al figurativismo y realismo de la Valencia de aquel tiempo, y fue allí también donde se comprometió políticamente e ingresó en el Partido Comunista de España. Posteriormente, en un viaje a Valencia, fue detenido y encarcelado. Tras salir de la cárcel le retuvieron el pasaporte, viéndose obligado a quedarse en la ciudad de Valencia, sin poder regresar a París. Este hecho, unido a su necesidad de ganarse la vida hizo que dejara la pintura en 1964. Posteriormente la retomaría con su jubilación.

La exposición recoge muestras de las dos etapas pictóricas del artista. Él mismo explica en un vídeo sobre su vida instalado en la exposición que él comenzó a pintar en esta segunda etapa como si hubiera pintado el día anterior, sin interrupciones temporales.

(Fotografía: Exposición Doro Balaguer, Fundación Chirivella Soriano, Lucía Ibáñez. Dic. 2011)


En cuanto a su obra, hay que decir que Doro Balaguer es uno de los exponentes del Informalismo en el País Valenciano, así como uno de los impulsores de la Modernidad. Considero también muy interesante informarse sobre su biografía, ya que se trata de un personaje muy curioso, con una intensa actividad política y cultural y con un talante muy dialogante y valorado por todos los que han trabajado con él.

(Fotografías: Exposición Doro Balaguer, Fundación Chirivella Soriano, Lucía Ibáñez. Dic. 2011)

Respecto al montaje de la exposición podemos decir que se reparte en 3 salas diferentes. En la primera, situada en la planta baja del museo, hay una serie de paneles explicativos sobre la vida y trayectoria artística del pintor, así como una pantalla donde se proyecta el vídeo anteriormente mencionado. La siguiente sala se encuentra en la primera planta del museo, y comprende una representación de la obra del primer periodo (1959-62). Por último, la tercera sala se encuentra en la segunda planta y recoge obras de su última etapa (2006-11).

(Fotografía: Exposición Doro Balaguer, Fundación Chirivella Soriano, Lucía Ibáñez. Dic. 2011)

La pintura de las paredes es blanca y la iluminación es en parte natural, debido a la existencia de un lucernario y grandes ventanales; complementada con una iluminación artificial indirecta mediante el uso de luces en la base de los pilares y de apliques en su planta baja, y de focos en las plantas superiores.

Por último quería decir que me encantó el edificio donde se ubica la Fundación Chirivella Soriano. Se trata de un antiguo palacio muy próximo al Mercado Central, el Palau Joan de Valeriola, uno de los edificios más antiguos de la ciudad, representativo del Gótico Civil valenciano. El palacio consta de 3 plantas. Su planta baja y primera planta son de arquitectura gótica, mientras que la segunda planta sigue una línea más contemporánea. El palacio fue rehabilitado en los años 2003-05 por sus propietarios, Manuel Chirivella y Alicia Soriano, según proyecto del arquitecto Carles Dolç. En el proyecto se recuperó su traza original y se revalorizaron sus elementos de mayor interés. Además, contempla grandes espacios diáfanos para poder acoger las diferentes exposiciones. Finalmente, cabe destacar su espléndido artesonado gótico del siglo XIV, así como las vigas de madera con pinturas policromadas.

(Fotografías: Exposición Doro Balaguer, Fundación Chirivella Soriano, Lucía Ibáñez. Dic. 2011)

En resumen, esta exposición me sorprendió muy gratamente y la recomiendo también a todo aquél interesado en la arquitectura, ya que opino que la intervención del palacio de la sede de la Fundación es el resultado de un gran proyecto.

Anuncios

Al buscar un ejemplo del arte en la publicidad encontré un vídeo que para mí (por mi afición al cine) ha dado lugar a una de las entradas más emotivas que he hecho hasta ahora. Se trata del anuncio de Freixenet del año 2007, dirigido por Martin Scorsese, La Clave Reserva (The Key to Reserva).

Os dejo el enlace, pues la versión de Youtube tiene censurado el volumen.

http://www.scorsesefilmfreixenet.com/video_esp.htm

Este anuncio es un homenaje al ‘maestro del suspense’, el gran director Alfred Hitchcock, del que soy una gran admiradora. Así aprovecho esta entrada también para hablar de una de mis hobbys, el cine.

Para hacer homenaje a Hitchcock, Scorsese hace referencia de una forma muy elegante y respetuosa a muchas de sus películas. Después de verlo numerosas veces y de investigar, os dejo con algunas de las más significativas, sobre todo para mí, pues son películas muy conocidas y que he visto, algunas de ellas incluso en varias ocasiones, como es el caso de Con la muerte en los talones, La ventana indiscreta y El hombre que sabía demasiado. Las nombraré por orden de aparición en el spot publicitario.

En primer lugar, los títulos de crédito ya son homenaje a Con la muerte en los talones (North by Northwest), como podéis ver en las siguientes imágenes.

El lugar en el que se desarrolla el anuncio es el mismo que el del concierto de la película El hombre que sabía demasiado, el Royal Albert Hall de Londres.

Asimismo, en esta misma película el protagonista, James Stewart, sube apresuradamente por las escaleras de este teatro, de la misma manera que lo hará Simon Baker en el anuncio.

Scorsese también hace referencia a la película Encadenados, pues en ambos una llave es el medio para conseguir la botella deseada.

Es curioso también cómo las iniciales sobre el pañuelo que emplea para desenroscar y romper la bombilla sean las mismas que las del de Cary Grant en Con la muerte en los talones, R.O.T.

Además, el modo en que intentan eliminar al protagonista recuerda al que tiene lugar con Grace Kelly en Crimen Perfecto.

Otro momento calcado de una película de Hitchcock, La ventana indiscreta, es el de la caída libre de un cuerpo. En ambos el individuo aparece en una posición muy similar.

El ‘TOP SECRET’ que aparece en el tapón de la botella hace referencia a la película antes mencionada Encadenados, pues en ambas la botella esconde un secreto.

Otro guiño es el personaje que aparece al final del spot, el detective, cuya imagen recuerda mucho a un personaje de Con la muerte en los talones.

Como referencia también a esta película, los protagonistas del spot recuerdan, por su caracterización y vestuario, a Cary Grant y Eva Marie Saint. En la escena del brindis se aprecia claramente esta analogía.

Como última referencia, quería hacer notar el gran homenaje que hace en las últimas escenas a La ventana indiscreta y a otro clásico del cine de Hitchcock, la película Los pájaros.

También quería mencionar que la música del anuncio es del compositor Bernard Herrmann, autor de las bandas sonoras de la mayoría de las películas de Hitchcock.

Por último, el guión del anuncio, simula que Scorsese se ha encontrado un guión por filmar de Hitchcock en el que falta una página, y que él se propone grabarlo respetando esa ausencia.

En resumen, creo que es un gran spot, como corresponde a un gran director, Martin Scorsese. ¡Espero que os guste!

El domingo pasado visité la exposición Wildlife photographer of the year instalada en la sala de exposiciones del Jardí Botànic de la Universitat de València. Esta muestra me interesaba no sólo porque cada día me gusta más la fotografía, sino también porque los animales siempre han sido mi debilidad.

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 11 de diciembre, cuenta con una colección de fotografías ganadoras de uno de los concursos más prestigiosos de fotografía de naturaleza de todo el mundo.

Algunas de estas imágenes son denuncia de determinados hechos, como por ejemplo la matanza de tiburones.

(Fotografía: Lágrima de sangre. Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

Si observáis, esta foto quiere captar la escena del despiece de una hembra de tiburón en cuyo vientre había varias crías muy desarrolladas. Para potenciar el drama el autor muestra en el fondo de la composición a un pescador afilando un cuchillo. Además logra captar una conmovedora lágrima de sangre que sale de su ojo.

Sin embargo, la mayoría de las fotografías tratan de obtener instantes únicos de una gran belleza.

(Fotografía: Un bocadito para el caimán. Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

Esta imagen recoge un momento muy difícil de captar como es el de un caimán comiéndose a su presa, un joven armadillo, en El Pantanal de Brasil.

(Fotografía: Mochuelos en la cima. Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

Esta otra fotografía muestra la vida íntima de una familia de mochuelos en una situación muy tierna entre tres hermanos. La foto fue realizada en primavera en una cantera abandonada de Israel.

(Fotografía: Desayuno navideño. Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

Esta pieza ha conseguido capturar un momento de la naturaleza y de la vida misma en el que dos leopardos alcanzan a su presa. La belleza de la imagen creada por el uso de la luz, el encuadre y la sensación de movimiento contrasta con lo cruel del hecho que describe.

Por último quería enseñaros una imagen que me llamó mucho la atención por su originalidad y por la perspectiva escogida por el autor, que es la de las sombras que producen unas hormigas a través de una hoja.

(Fotografía: Teatro de sombras. Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

En cuanto al montaje de la exposición he de decir que las obras están colgadas en las paredes de una única sala separada por una especie de tabique que actúa de separador. Cada obra viene acompañada de unos pequeños paneles explicativos de las correspondientes fotografías. La agrupación, salvo en el caso de las referentes a plantas y aves, es, a mi criterio, un poco arbitraria. La pintura de todas las paredes es de color gris oscuro. Asimismo la sala carece de mobiliario. Por último, en cuanto la iluminación, ésta es toda artificial y se efectúa desde el techo, con distintos tipos de luces que iluminan las obras directa e indirectamente.

(Fotografía: Sala de exposiciones, Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

(Fotografía: Sala de exposiciones, Jardí Botànic. Lucía Ibáñez Martínez. Noviembre 2011)

En resumen, recomiendo la visita de la exposición por el interés de las obras mostradas. Sin embargo debo ser un poco crítica con el montaje, que me resultó un poco pobre y desangelado, y sobre todo mal iluminado, pues se producían muchos reflejos que no permitían contemplar adecuadamente las fotografías.

Quiero dedicar esta entrada a hablar de la relación que existe entre muchas portadas de discos de vinilo y obras de arte. Es conocido que muchos artistas se han inspirado en obras existentes previamente al realizar el diseño de las portadas, pero no es este el caso que me gustaría tratar. Más bien quería hablar de portadas de discos que han sido realizadas expresamente por artistas de reconocido prestigio con esa única finalidad. Muchas veces esta unión es consecuencia de la amistad existente entre el pintor y el músico.

Empezaré por citar algún ejemplo muy conocido, como es el caso del disco de The Velvet Underground & Nico 1967, diseñado por el famoso pintor del Pop, Andy Warhol.

 

(The Velvet Underground & Nico, 1967. Andy Warhol)

Otros dos ejemplos más recientes son Potro de rabia y miel de Camarón, 1991, obra del mallorquín Miquel Barceló; y Best of Blur de Blur, 2000, del artista londinense Julian Opie.

 

(Potro de rabia y miel, Camarón, 1991. Miquel Barceló)

(Best of Blur, Blur, 2000. Julian Opie)

Pero el caso que más me interesaba tratar por proximidad geográfica y sentimental (en el sentido de conocerlos por haberlos tenido y escuchado en casa) es el de dos artistas de la Nova Cançó, que para aquellos que no lo conozcan fue un movimiento musical que surgió durante el Franquismo para reivindicar el uso del catalán y protestar contra las injusticias de la dictadura. Los dos artistas a los que me refiero son el valenciano Raimon y la mallorquina María del Mar Bonet.

En lo referente a Raimon quería mencionar tres portadas muy conocidas que fueron realizadas por dos de los pintores españoles más importantes del siglo XX, Joan Miró y Antoni Tàpies. Así, Joan Miró diseñó las portadas de Cançons de la roda del temps, 1966 y Quan l’aigua es queixa, 1979; mientras que Tàpies realizó el diseño de Per destruir aquell qui l’ha desert, 1970.

(Cançons de la roda del temps, Raimon, 1966. Joan Miró)

(Quan l’aigua es queixa, Raimon, 1979. Joan Miró)

(Per destruir aquell qui l’ha desert, Raimon, 1970. Antoni Tàpies)

Respecto a la cantante Maria del Mar Bonet quería nombrar su tercer trabajo realizado en 1974 y que lleva el título de su propio nombre, que fue diseñado por Joan Miró y está considerado como una de las obras maestras del diseño discográfico español.

(Maria del Mar Bonet, 1974. Joan Miró)

(Fotografía: Laura Ibáñez, Moraira. Fernando Ibáñez. Agosto 2000)

(Fotografía: Laura Ibáñez, Denia. Lucía Ibáñez Martínez. Junio 2011)

A la hora de seleccionar un retrato lo primero que pensé es que me apetecía que fuera el de una persona muy próxima a mí. Tras dudar entre mis amigos y mi familia al final me decidí por mi hermana, ya que significa mucho para mí. La he visto nacer, crecer, reír, llorar, aprender y mucho más, y  no sólo eso, sino que además siempre hemos compartido muchas cosas.

En concreto he seleccionado dos fotografías (la primera hecha por mi padre y la segunda por mí), de dos periodos muy distintos pero en situaciones muy similares. Ambas fotos en la playa y en verano, y retratan su mirada que se mantiene idéntica a lo largo de los años. Con ello he querido hacer un pequeño homenaje a todo lo que hemos vivido juntas y espero seguir viviendo; y también, cómo no, al verano, a la playa y a las vacaciones, cosas que a estas alturas del curso me resultan tan atractivas y tan lejanas.

Hoy voy a dedicar mi entrada a mostraros algunas fotos de las que realicé en mi viaje a Milán el pasado mes de abril. He seleccionado en concreto tres fotos que he considerado representativas de esta ciudad. Evidentemente no podía faltar una foto en la que apareciese su monumento más emblemático, su espléndida Catedral. Recomiendo a todo el mundo que la visite y que realice un paseo por sus tejados y terrazas, ya que es precioso contemplar su bosque de estatuas, gárgolas y agujas puntiagudas. En esta selección he querido incluir un detalle de estos elementos.

(Fotografía: Plaza del Duomo, Milán. Lucía Ibáñez Martínez. Abril 2011)

(Fotografía: Detalle terraza del Duomo, Milán. Lucía Ibáñez Martínez. Abril 2011)

Por último he escogido la fotografía de una de sus calles más céntricas por la que pasan sus famosos tranvías. Además he elegido esta foto en concreto ya que siempre me han gustado los reflejos de las luces sobre los adoquines de las calles mojadas.

(Fotografía: Calle del centro, Milán. Lucía Ibáñez Martínez. Abril 2011)

(Fotografía: Bundestag, Berlín. Lucía Ibáñez Martínez. Agosto 2011)

El hecho de que haya escogido esta imagen como fotografía de interior se debe a que se trata de uno de los interiores más impactantes que he visitado últimamente. Es la cúpula del Bundestag, el Parlamento alemán, en el edificio Reichstag de Berlín, obra de Norman Foster que visité este verano. Se trata de un lugar espectacular, pues una rampa asciende por sus paredes hasta llegar a lo alto del edificio. La cúpula está hecha de cristal, ya que simboliza la transparencia de la política alemana, lo que permite contemplar la ciudad a lo largo de todo el ascenso, con unas vistas impresionantes.

A la izquierda de la imagen podemos observar distintos niveles de la rampa, y a la derecha una estructura central que sustenta una plataforma en lo alto de la cúpula. Esta estructura está compuesta de espejos que giran para reflejar la mayor cantidad de luz natural posible a la sala de reuniones, que se encuentra bajo la cúpula.

Sin lugar a dudas, recomiendo visitar este edificio si hacéis una escapada a Berlín. ¡Eso sí, si lo hacéis debéis hacer una reserva por Internet unos días antes para evitaros sorpresas desagradables!