Sensaciones

Llegando a casa después de la ofrenda mi cabeza iba dando vueltas a muchos pensamientos. Me dolían los pies, la cintura estaba cansada de aguantar el peso de la falda, en total con los moños y todo llevaría más de 8 kilos encima. La movilidad limitada, el corpiño y la mantilla no me dejaban moverme mucho. Además una treintena o más de ganchos en el pelo, laca, el pelo dolorido por el peinado. No podía más.

Pero, ¿ y si hablamos de sensaciones?

El desfile por las calles de valencia, la música acompañando cada paso, el ambiente, el olor a
pólvora, la gente observando y haciéndonos fotografías como si fuéramos famosas, los focos iluminando cada parte de tu cuerpo, el maravilloso vestido que se balancea mientras sigues el paquito el chocolatero. Giras la esquina, se acerca el momento de entrar en la plaza de la Virgen. Ahí hasta al más ateo se le ponen los pelos de punta. Entras, la luz te inunda, los ojos de la mare de déu que te observa, piensas, pides, das gracias por ese momento, un beso al ramo y lo entregas. Es una sensación que hay que vivirla para saber de qué estoy hablando.

Y llegados el día 20, el cansancio que llevas encima es indescriptible, pero por suerte no es por hacer proyectos, o quedarse estudiando mco varias noches, no, es un cansancio por el que casi hasta das las gracias, por estos días, por desconectar, por haber vivido 5 días al máximo. Una gran sensación.

Fallas 2012. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: