Qué risa tan tonta

Un día en el metro de Berlín comienza a reírse una chica, parece que ha visto algo de su móvil y no puede parar de reír. Resultado: todo un vagón contagiado que no para de reírse

Puede parece algo espontáneo, o curioso, pero realmente fue una perfomance llevada a cabo por Ángela Mecking, una profesora de “yoga de la risa”. Trabaja en un centro en el que se lleva a cabo terapias con la risa, ya que piensan (y estoy de acuerdo), que la risa es la solución para muchos problemas, y que es una respuesta intelectual a los tiempos que vivimos.

Como todo se contagia (problemas, la crisis, enfermedades…), contagiemos algo bueno, la risa. “Riámonos de los engolados políticos, riámonos de la crisis, riámonos del miedo, propone esta filosofía subversiva, quizá irresponsable y con enorme capacidad de contagio. Riámonos de los terroristas internacionales, de los especuladores y de ese vecino que le encuentra sentido a su vida haciéndonos la vida imposible”. Nombran en algunos de sus escritos.

Cuánto más nos riamos, más fácil nos será provocar la risa. Ese es uno de sus lemas y lo llevan a cabo con perfomance como estas en el metro, en los mercados… donde nadie sabe realmente que eso está programado. promueven el arte visual que facilite la risa sin motivo aparente, el valor de la risa en sí misma.

Con gran razón que tienen, os dejo el vídeo, con el que me he reído como su objetivo mandaba, porque la verdad es que te engancha. Espero que os riaís un poco y que empecéis a valorar la risa un poco más, ya que con una sonrisa  y con la risa, podemos llegar muy lejos.

Se dice que reir alarga la vida, no se si es cierto, pero al menos la mejora.

2 comentarios
  1. Eva dijo:

    Simplemente genial, sería increíble entrar un día en el metro y que todo el mundo estuviera riéndose de esa manera y más en un lugar donde acostumbramos a ver caras largas. Creo que la visión que tenemos del día a día cambiaría totalmente y lo cogeríamos con mucho más optimismo.

  2. Peggyisthequeen dijo:

    Estoy segura de que cuando llegaran al trabajo dirían eso de: “¿a qué no sabes que me ha pasado hoy cuando venía?” Y les entraría la risa, incapaces de contarlo. Es muy simpático. Me he reído por supuesto. Y me ha encantado el tipo de la barba y la gorra que sube y los mira sin entender nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: