r

Hace ya un tiempo que había visto esta exposición de Nieves Torralba anunciada en las pantallas del autobús, pero nunca me decidía a visitarla. Así que, tras una búsqueda previa sobre la artista y la propia exposición (siempre creo que es importante informarte sobre las exposiciones que vas a ver), me armé con mi cámara, 12 capas de ropa para protegerme del frío siberiano que nos asola ahora mismo (quizá esté exagerándolo ligeramente), y me decidí a visitar la exposición.

Fotografía propia del cartel de la exposición, 17/12/2011

La exposición se encuentra dentro del Centre Cultural “La Nau”, del que hablaré más adelante. La propia muestra ocupa una pequeña sala del recinto, y es una exposición relativamente pequeña. Después de una pequeña antesala donde se nos presenta la exposición, accedemos a la sala de exposición, donde encontramos las cuatro paredes repletas de las obras. En dos de ellas encontramos los cuadros expuestos de forma habitual, con su marco y colgados. En las otras dos, sin embargo, las propias obras están pintadas directamente sobre las paredes. Como no se podían realizar fotografías de las propias obras, os pongo unas que he encontrado por internet, tanto de las obras como la propia sala de exposición.

Káktos spirallis, 2011. Nieves Torralba (c). Lápiz de grafito sobre papel. 70x50cm.

Ésta es la obra que más me gustó de toda la exposición, probablemente porque no está sujeta a la simetría tan rígida que vemos en alguna de sus otras obras. También porque visualmente fue la que más me impactó.

Nieves Torralba, 2011 (c)

Personalmente, me gustó la exposición. Me parecen pinturas tremendamente atractivas desde un punto de vista artístico, y me resultan muy llamativas las formas geométricas que resultan de las mismas. También me pareció muy interesante el juego de luces y sombras, el uso del blanco y negro, los contrastes de los tonos, y la creación de volúmenes. Son cuadros claramente inspirados en las formas de las plantas. Según pude investigar, Nieves Torralba lleva a cabo un estudio previo delante de las propias plantas, para más tarde elaborar su propia versión de las mismas.

En la línea de Henri Matisse y Paul Klee, que defendían un arte que no es ni copia, ni interpretación de la realidad; sino como una obra plástica por sí misma. Como dijo Klee, “el arte no reproduce lo visible; hace visible”. Me parece que esto es algo que la artista ha conseguido de forma espectacular, y resulta pues en un arte que no es figurativo ni tampoco abstracto, y que personalmente me parece muy singular.

Nieves Torralba, 2011 (c)

También me parecen interesantes las técnicas con las que están pintados los propios cuadros. Todos los cuadros están pintados con punta de plata o grafito, pero muchos de los resultados que vemos en la propia exposición son resultado de una impresión digital de los mismos sobre tamaños y soportes mayores. La diversidad de técnicas empleadas, incluyendo también los propios dibujos sobre las paredes, dota de una mayor riqueza artística a la exposición, sin abandonar el tema común de la exposición.

Nieves Torralba, 2011 (c)

Según explica la propia autora, y el comisario de la exposición Víctor Zarza, el título de la exposición, r, actúa como un signo, que nos introduce a un juego semántico en la percepción del conjunto artístico. “Se trata de un juego indeterminado, sugerido únicamente por ser esta letra la inicial de una serie de palabras que se van convocando (raíz, rama, rito, recuerdo, roturar…) y de cuyas múltiples connotaciones (pues tal es el ámbito de intervención de esta propuesta) la artista espera propiciar una recepción activa de lo expuesto por parte del espectador, confiando en las posibles asociaciones de toda índole (emotiva, intelectual…) que pudieran despertarse o activarse en su pensamiento.” Es decir, el objetivo de la exposición es evocar una serie de memorias en el observador, para conseguir un vínculo con él. He de decir, que personalmente, no me afectaron de tal manera las obras. Sea por la razón que sea, no consiguieron despertar en mí recuerdos ni asociaciones a antiguas memorias. Pero ello no le quita mérito a la exposición, y me siguen pareciendo obras tremendamente atractivas visualmente. Puede que otros sí que sientan esta conexión con las obras, os animo a visitar la exposición para que me contéis qué vínculo sentisteis vosotros.

Fotografías de la exposición, http://www.uv.es/cultura/c/docs/exprnievestorralba11cast.htm

Sobre el propio discurso expositivo, personalmente me pareció correcto. La iluminación constaba de una serie de focos pegados al techo, un techo bastante alto, que proporcionaba una luz directa que permitía la correcta observación de las mismas. Las paredes eran blancas, a excepción de las de la pequeña antesala, que eran de la piedra original del edificio. En ambos casos, se creaba un plano neutro sobre el que destacaban las obras.

Fotografías de la exposición, http://www.uv.es/cultura/c/docs/exprnievestorralba11cast.htm

La obra de Nieves Torralba se encuentra dentro del Centre Cultural “La Nau”, el antiguo edificio de la Universidad, que se encuentra en la Plaza del Patriarca, a escasos metros de la Iglesia del Corpus Christi que visitamos con la clase de Historia. El edificio comenzó a construirse a principios del s. XVI, pero fue destruido parcialmente durante la Guerra de la Independencia. Más tarde fue reconstruido en 1839, conservando algunas dependencias originales.

Fotografía propia del patio central, 17/12/2011

Hasta hace unos años, actuaba como universidad, pero a día de hoy es un espacio cultural que contiene numerosas exposiciones de muy diversos ámbitos artísticos y culturales. Es un edificio que está llevando un proceso extenso de restauración, tanto en su interior como fachadas. Personalmente, me gustó mucho el propio edificio, y sobre todo el patio central, con una serie de columnatas, por el cual se acceden a las distintas exposiciones. Personalmente, me pareció una exposición interesante, pero no más allá de un punto de vista gráfico; como he dicho, no me proporcionó los recuerdos y memorias que presuntamente están destinadas a producir. Sin embargo, creo que una obra de arte no tiene por qué crear este vínculo con el espectador, y no por ello ser obras de peor calidad artística.

3 comentarios
  1. laberintica dijo:

    Me gusta la exageración😄 la verdad es que frío hacía, y viento ya ni te digo, que en el ascensor del Muvim me moría del miedo😄
    Entonces, recomiendas la exposición o no? yo quería haber ido, pero para la próxima expo me buscaré otra, por eso de no repetir. Miraré las del bus a ver cual me apetece🙂

  2. Sí sí, recomiendo la exposición, en general sí que me gustó, aunque eso de no poder tomar fotos resulta bastante incordioso cuanto menos. Además, es un centro cultural que tiene otras exposiciones itinerantes muy interesantes. También hay una escultura de Miquel Navarro en la propia plaza del Patriarca, de la que hablaré más adelante, que personalmente me gustó mucho.

  3. Peggyisthequeen dijo:

    HH, eres un exagerado redomado. Yo creo ser la persona más friolera sobre la faz de la tierra, y tampoco exagero, y este año no me he puesto más de dos capas. Muy bien por tu comentario y por tu sinceridad. Parece mentira que unas obras en blanco y negro alcancen una potencia visual como logran las de esta artista. Las vi en otro blog y me parecieron muy interesantes. Se agradece la referencia al propio edificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: