Diane Arbus

En mi última visita a la Tate Modern de Londres (el pasado mes de agosto) descubrí una de las exposiciones de fotografía más interesantes que he visto nunca.

Nunca había oído hablar de Diane Arbus hasta que vi esta exposición, y me llamó muchísimo la atención el contenido de su obra. Arbus eligió personajes marginales para sus fotografías: gemelos, enfermos mentales, gigantes, familias disfuncionales, fenómenos de circo… que miraban directamente hacia la cámara, mostrando así el flash todos sus defectos. Transforma lo normal en algo monstruoso y lo anormal en algo ordinario. Lo que consigue es crear unas fotografías muy siniestras, que inspiran sentimientos muy intensos en el espectador, mezcla de temor, vergüenza y fascinación.

             

Identical Twins, Roselle, New Jersey, 1967            A Jewish Giant at Home with His Parents in The                                                                                                                          Bronx, N.Y., 1970

       

Mexican dwarf in his hotel room in N.Y.C. 1970

Arbus dijo una vez que sus fotografías buscaban capturar “el espacio entre quien alguien es y quien piensa que es”. Esta frase me parece alucinante. Porque cuando ves esas fotografías inconscientemente estás pensando en esa persona como alguien bien distinto a ti, pero la verdad es que todos tenemos nuestras rarezas, sólo que hay casos en los que son más evidentes que en otros. Y a mi parecer, esto es lo que ella nos muestra en su obra, que en realidad nadie se salva.

                  A Young Man in Curlers at Home on West                   Child with Toy Hand Grenade in Central Park,                 20th Street, N.Y.C. 1966                                                                     N.Y.C. 1962

Con respecto al discurso expositivo, esta exposición temporal se encuentra en una de las salas de la Tate Modern de Londres que pertenece a las “Artist Rooms”. Este concepto engloba muchas salas individuales dentro del museo que se centran en distintos artistas. La entrada de la sala es, a su vez, otra pequeña sala en la que quedan expuestas una serie de fotografías que Arbus tomó en un hospital psiquiátrico. Desde ahí se accede a la sala principal, en la que están expuestas el resto de fotografías.

Fotografía tomada en un hospital psiquiátrico

Fotografía tomada en un hospital psiquiátrico

Fotografía tomada en un hospital psiquiátrico

Las paredes de estas salas son lisas y blancas, al igual que el marco de todas las fotos, y el techo sigue esta continuidad, creando un espacio muy diáfano y sereno en el que se respira tranquilidad. Al igual que paredes y techos, la luz, procedente de tubos luminosos en el techo, también es blanca, dotando así a las exposiciones de gran claridad.

Finalizando ya esta entrada, sólo quería recomendar a todos que visitéis la Tate Modern, un lugar que es arte en sí mismo (se realizan exposiciones a gran escala muy interesantes), y donde puedes encontrar artistas que ya nunca olvidarás, como me pasó a mí con Diane Arbus.

About these ads
1 comentario
  1. Peggyisthequeen dijo:

    Dios, ¡qué envidia! Diane Arbus y la Tate, todo en uno. Sus fotografías son impresionantes. Siempre me ha estremecido esa capacidad que tiene para mirar al ser humano, para escoger a sus modelos… Gracias por compartir la experiencia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: